Venezuela: Parlamentarias 2020

Pasqualina Curcio*

La ruina de Venezuela no se debe al «socialismo» ni a la «revolución» -  Manuel Sutherland | Sin Permiso
Foto: Sin Permiso

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela es muy clara, establece que el período legislativo debe renovarse cada cinco años mediante votación directa, universal y secreta (Artículo 192). Asimismo, ordena que la nueva Asamblea se instalará sin previa convocatoria, el 5 de enero (Artículo 219).
Apegados a la Carta Magna, el pueblo venezolano, una vez más acudió a las urnas, esta vez para elegir a las diputadas y diputados del nuevo Parlamento. Se trata de la elección número 25 que se realiza desde que inició la Revolución Bolivariana en 1999, lo que equivale a un promedio de 1,14 comicios cada año.
Desde la Casa Blanca fueron múltiples los intentos por impedir que se desarrollaran estas elecciones. Argüían que no estaban dadas las condiciones, incluían entre las excusas la situación de pandemia y el riesgo para la salud que implicaría una convocatoria a votar. Claro que este argumento no era en lo absoluto válido para el proceso electoral que un mes antes, el 3 de noviembre, se realizó en territorio estadounidense para elegir un nuevo presidente. A este llamado, por lo demás injerencista y violatorio del derecho internacional y de la autodeterminación y soberanía del pueblo venezolano, se le sumaron algunos países europeos y el Grupo de Lima (Ministerio del poder popular de Relaciones Exteriores http://www.mppre.gob.ve/2020/09/17/presidente-maduro-elecciones-constitucionales-del-ano-2020/).

Apegados a la Carta Magna, el pueblo venezolano, una vez más acudió a las urnas, esta vez para elegir a las diputadas y diputados del nuevo Parlamento. Se trata de la elección número 25 que se realiza desde que inició la Revolución Bolivariana en 1999


A lo interno, los factores políticos de la oposición, los de extrema derecha encabezado por Juan Guaidó, en una actitud antidemocrática y siguiendo instrucciones de Washington, llamaron a la abstención. No se habían realizado aún las elecciones y ya hablaban de fraude en los resultados electorales (France24 https://www.france24.com/es/20200728-eeuu-ve-condiciones-para-elecciones-en-venezuela-mucho-peores-que-en-2018).

La vergonzosa Asamblea Nacional 2016-2020

Impedir que se realizaran las elecciones parlamentarias en Venezuela era trascendente para el imperialismo que necesitaba garantizar la continuidad, aunque inconstitucional, de la anterior Asamblea Nacional electa en diciembre 2015 para el período 2016-2020, la cual, en su mayoría opositora, sirvió de plataforma para legitimar los planes de derrocamiento de la revolución bolivariana por parte del Comando Sur de los EEUU escritos en sendos documentos, a saber, Venezuela Freedom-2 de 2016 (Voltairnet https://www.voltairenet.org/article191879.html ) y Golpe Maestro para derrocar la “dictadura” de Maduro de 2018 (Voltairnet https://www.voltairenet.org/article201091.html ).
El Comando Sur definió a la Asamblea Nacional 2016-2020 como “la tenaza para asfixiar a la revolución bolivariana”. Entre las acciones llevadas a cabo por parte de los diputados opositores que conformaban dicha Asamblea se encuentran la solicitud de intensificación del bloqueo económico contra el pueblo venezolano, llamados de violencia en las calles, complicidad en actos de intentos de magnicidio y de golpes de Estado, así como la aprobación de un Estatuto de Transición en el cual se establece que el Presidente de la Asamblea Nacional asumiría la Presidencia de la República y administraría todos sus activos. Estatuto que además de inconstitucional buscaba legitimar la autoproclamación de Juan Guaidó y el robo de la empresa CITGO y otros activos por parte del gobierno de EEUU. (Curcio Pasqualina 2020, El Comando Sur y la Vergonzosa Asamblea Nacional 2016-2020. Arremetida Imperial http://www.elperroylarana.gob.ve/el-comando-sur-y-la-vergonzosa-asamblea-nacional-2016-2020/ ).
El pueblo venezolano, consciente del daño que estos diputados apátridas, fungiendo como agentes de la Casa Blanca, hicieron desde la Asamblea Nacional, acudió a votar el 6 de diciembre y ejerció su derecho al sufragio cumpliendo con el mandato constitucional de renovar cada cinco años el Parlamento. Lo hizo a pesar de las criminales agresiones y amenazas a la que ha estado sometido por parte del imperialismo estadounidense, a pesar de una guerra económica y un bloqueo criminales, a pesar de las dificultades derivadas de la pandemia, a pesar de las presiones inconstitucionales ejercidas por gobiernos injerencistas llamando a la suspensión del proceso electoral, y a pesar de la convocatoria antidemocrática de abstención por parte de los factores políticos de la ultraderecha.

Proceso electoral 2020

La pluralidad política caracterizó el proceso electoral para elegir a diputadas y diputados de la nueva Asamblea Nacional. Participaron 14.400 candidatos/as para optar a 277 curules del Parlamento (Sputnik News https://mundo.sputniknews.com/anerica-latina/202090551092661739-cne-venezolano-afirma).
La transparencia también caracterizó los comicios del 6 de diciembre, los cuales se desarrollaron en el marco de un sistema electoral automatizado, auditado antes, durante y después de la jornada electoral por parte de todos los factores políticos que participaron en la contienda, quienes estuvieron acompañados por más de 1.500 observadores nacionales e internacionales con la representación de 34 países (https://telesurtv.net/news/20201206-0016-html). Se trata del mismo sistema electoral que se empleó en diciembre de 2015 mediante el cual resultaron electos, en su mayoría, las diputadas y diputados de la oposición.
Un sistema electoral que en menos de 24 horas ofreció a Venezuela y al mundo, resultados definitivos de la convocatoria electoral, a diferencia del de los EEUU que además de ser un proceso de elección indirecta, al 3 de diciembre, no había emitido los resultados completos de las elecciones presidenciales efectuadas en noviembre de 2020.

El Polo Patriótico conformado por los partidos políticos que apoyan la revolución bolivariana obtuvo el 91,34% de los escaños, haciéndose de 253 de los 277

Resultados electorales

Tanto la campaña como el proceso electoral se desarrollaron dando muestra de democracia y civismo por parte del pueblo venezolano. Fueron habilitados 14.221 centros de votación a nivel nacional (TeleSur, idem.). La abstención, debido a múltiples factores, fue alta: votó el 69% del padrón electoral (BBC, https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-55212032). Influyó, en la baja participación, el miedo al contagio debido a la pandemia del COVID-19 que hicieron mayor el costo natural del voto. También incidió el llamado a la abstención por parte de los factores políticos de ultraderecha y las amenazas por parte del imperialismo estadounidense y sus países aliados, que caló en una parte de la oposición.
El descontento por parte de algunos sectores de la población debido a la situación económica, principalmente el deterioro del 99% del salario real ocasionado por la hiperinflación inducida y el ataque al bolívar por parte del imperialismo, también incidió en los números de participación electoral (Curcio Pasqualina 2020, El Comando Sur y la Vergonzosa Asamblea Nacional 2016-2020. Arremetida Imperial, http://elperroylarana.gob.ve).

Los hechos y las condiciones económicas fueron un factor de desmovilización a pesar de la conciencia del pueblo venezolano de las principales causas de tal situación, en las que se incluyen la guerra económica, las medidas coercitivas unilaterales mal llamadas sanciones por el gobierno de los EEUU, el bloqueo financiero, el embargo comercial y el ataque a la moneda.
El Polo Patriótico conformado por los partidos políticos que apoyan la revolución bolivariana obtuvo el 91,34% de los escaños, haciéndose de 253 de los 277 (CNE, https://www2.cne.gob.ve/an2020 ).
El 5 de enero, tal como establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, se instalará una nueva Asamblea Nacional.

*Venezuela, GT Crisis y Economía Mundial, Profesora titular de la Universidad Simón Bolívar.