China 2020 Y Perspectivas 2021*

Gladys Cecilia Hernández Pedraza**

Fuente: UChile

Conceptos básicos

En los días 16 y 18 de diciembre sesionó la Conferencia Central sobre Trabajo Económico, en Beijing. Paulatinamente, este evento ha ido cobrando importancia dentro de la estrategia política del país. Adicionalmente, en 2020 esta Conferencia se ha visto complementada con la celebración de la primera conferencia central sobre el trabajo vinculado a la gobernanza integral sustentada en la ley en la historia del PCCh, que tuvo lugar entre el 16 y el 17 de noviembre pasado. Ambas reuniones conforman pilares en una misma agenda que debe establecer la trayectoria china para los próximos años, tanto en la esfera política como en la socioeconómica.
En la Conferencia Central de Trabajo Económico se planteó el objetivo que persigue fortalecer las tecnologías estratégicas nacionales impulsando el papel del Estado en la organización de las principales innovaciones científicas y tecnológicas. Resulta importante destacar como se confiere al sector estatal un rol estratégico y de mayor significado en el futuro del país. Simultáneamente se han esbozado tendencias que pretenden moderar el accionar de las grandes empresas privadas del sector a través de la adopción de regulaciones para evitar poner en riesgo la seguridad financiera, económica y política de China.

el “Nuevo paradigma de desarrollo” de China identificado como de “circulación dual”. Este modelo sustenta la tesis que plantea como los mercados tanto interno como externo deben complementarse y fortalecerse mutuamente, tomando al desarrollo del mercado interno como proceso fundamental.


La conferencia insistió en el “Nuevo paradigma de desarrollo” de China identificado como de “circulación dual”. Este modelo sustenta la tesis que plantea como los mercados tanto interno como externo deben complementarse y fortalecerse mutuamente, tomando al desarrollo del mercado interno como proceso fundamental. Con esta propuesta China estaría transitando de un modelo basado en las exportaciones y las inversiones a otro cuyo eje central pasa a ser el consumo, la demanda interna. El comunicado final de la Conferencia señala que, a partir del crecimiento de la demanda interna, el mercado chino se puede convertir en un destino de exportación más atractivo para productos de bienes y servicios de otros países. De hecho, la proporción de las exportaciones en el PIB de China ha estado disminuyendo desde un 35 % en 2006 hasta un 17 % en 2020.
Resulta notable destacar la importancia que el XIV Plan Quinquenal confiere al desarrollo de las 5G, la inteligencia artificial, la computación cuántica, los semiconductores, las ciencias de la vida y la reproducción biológica, así como la tecnología aeroespacial. Este plan debe garantizar las bases para la nueva etapa de desarrollo de China que ubica sus horizontes temporales en 2035 y 2049.

Evolución socioeconómica de China en el 2020

A comienzos de 2020, cuando inició la pandemia, el crecimiento descendió notablemente y finalizó el primer trimestre con una contracción de 6,8%. Los cierres de fábricas y plantas industriales en todo el país fueron un gran golpe para el gigante asiático, que por primera vez tuvo números trimestrales negativos desde 1992. Sin embargo, la tasa de crecimiento en el segundo trimestre fue del 3,2%, por lo que el país logró evitar la recesión alimentada por una pandemia que se había apoderado de gran parte del mundo. La segunda mayor economía del mundo volvió a crecer en 4,9% en el trimestre de julio a septiembre en comparación con el año anterior, según estadísticas oficiales publicadas el 19 de octubre de 2020.
Por supuesto que las bases para este desempeño se encuentran en el enfrentamiento a la COVID-19 que ha tenido el país. Se pusieron en acción todos los recursos económicos y humanos para poder contener la propagación y evitar males mayores. En este sentido las medidas adoptadas para estimular la producción empresarial, el consumo y la recuperación del comercio han sido determinantes. China ha estado consolidando un nuevo modelo económico en el cual cada vez más el crecimiento del país pasa a estar impulsado por el consumo interno y la inversión. Como se ha comentado con anterioridad, este proceso se conoce como “circulación dual”. De hecho, el país necesita medidas para fomentar un mercado interno más eficiente.
En el 2019, el consumo representó ya el 57% del PIB y en los meses transcurridos del 2020, a pesar de los confinamientos, la cifra llega a más del 40%. En los primeros 10 meses del año 2020, a medida que continúa la recuperación económica, la producción industrial creció un 1,8% interanual, en comparación con el aumento de 1,2 % registrado en el período enero-septiembre. (China.org, “Aspectos destacados de la economía china en los primeros 10 meses de 2020”, 17 de noviembre 2020).
En este período la inversión en activos fijos (IAF) del país aumentó un 1,8% interanual en los primeros 10 meses de 2020, un punto porcentual por encima del crecimiento registrado entre enero y septiembre. La IAF incluye el capital invertido en infraestructura, bienes raíces, maquinaria y otros activos físicos. Entre enero y octubre de 2020 la IAF de China ascendió a 48,33 billones de yuanes (unos 7,32 billones de dólares). La inversión por parte del sector privado cayó un 0,7% interanual, aunque la caída se redujo en 0,8 puntos porcentuales con respecto a la de los primeros nueve meses. La inversión en industria primaria se elevó un 17,3 % ciento interanual, mientras la inversión en industria secundaria descendió un 2,1 %. La inversión en el sector terciario subió un 3 %. (China.org, op.cit. y Xinhua, 2020, 16 de noviembre).
En tanto, en los primeros diez meses de este año, la inversión en fabricación de alta tecnología y en servicios creció un 10 % y un 9,4 %, respectivamente, en la comparación interanual. (Xinhua, op.cit).
En los primeros diez meses del año se crearon un total de 10,09 millones de nuevos empleos urbanos, con lo que el país alcanzó antes de lo previsto la meta para todo el año. Asimismo, las inversiones de China en el desarrollo inmobiliario crecieron un 6,3 % % hasta alcanzar 11,66 billones de yuanes entre enero y octubre de 2020, después de haber aumentado un 5,6% durante los primeros nueve meses del año. (China .org, 2020, 11 de noviembre).
Uno de los grandes debates hoy en el mundo es la caída espectacular del comercio global, consecuencia directa de los cierres provocados a raíz de la COVID-19. Sin embargo, para China la tarea fundamental ha estado en la promoción de las importaciones. China establecerá 10 zonas de demostración sobre promoción de importaciones
A inicios de noviembre pasado, Li Xingqian, director del Departamento de Comercio Exterior del Ministerio de Comercio de China, expresó en el Centro Nacional de Convenciones y Exposiciones (Shanghái) que antes de la inauguración de la tercera CIIE, un total de nueve instituciones oficiales (el Ministerio de Comercio, la Comisión de Desarrollo y Reforma, el Ministerio de Finanzas, el Banco Popular de China, la Administración General de Aduanas, la Administración General de Supervisión del Mercado, la Administración Estatal de Divisas, la Administración de Alimentos y Medicamentos y el Banco de Exportación e Importación) habían anunciado el establecimiento de diez zonas de demostración sobre promoción de importaciones en todo el país.
Estas zonas incluyen: el Distrito Comercial Hongqiao de Shanghái, el nuevo Distrito Jinpu de Dalian en la provincia de Liaoning, la Ciudad de Kunshan en la provincia de Jiangsu, la Ciudad de Yiwu en la provincia de Zhejiang, la Zona de Desarrollo Económico y Tecnológico de la Ciudad de Hefei en la provincia de Anhui, el Distrito Huli de Xiamen en la provincia de Fujian, el nuevo Distrito de la Costa Oeste de Qingdao en la provincia de Shandong, el Distrito Nansha de Guangzhou en la provincia de Guangdong, el nuevo Distrito Tianfu en la provincia de Sichuan, y el Distrito del Puerto Internacional de Xi’an en la provincia de Shaanxi. (Pueblo en Línea, 2020, 11 de noviembre).
Estas diez zonas de demostración se encuentran en el este, centro, oeste del país, así como en las antiguas bases industriales en el noreste del país, e incluyen puertos marítimos, terrestres y aéreos, lo que refleja el interés de las autoridades chinas por impulsar el potencial desarrollo de las importaciones al país. Para consolidar esta política, China ha reducido continuamente el nivel general de aranceles, ha mejorado la facilitación del comercio y ha logrado resultados positivos en la expansión de las importaciones. El mercado interno de China tiene un vasto espacio y un enorme potencial. Hoy China cuenta con más de 400 millones de personas en el grupo de ingresos medios y las necesidades de las personas para una vida mejor continúan aumentando y la proporción de las importaciones en el mundo sigue aumentando.
Según datos de la OMC, las importaciones de China representaron el 11,3% de la participación mundial en el primer semestre del 2020, un aumento de 0,8 puntos porcentuales con respecto al mismo período del año pasado y también un dato récord. De hecho, el papel de las importaciones chinas en la promoción de la recuperación de la economía mundial resulta determinante en el actual contexto.

Resulta notable destacar la importancia que el XIV Plan Quinquenal confiere al desarrollo de las 5G, la inteligencia artificial, la computación cuántica, los semiconductores, las ciencias de la vida y la reproducción biológica, así como la tecnología aeroespacial.


Estas áreas de demostración tienen dos funciones principales:1) la promoción comercial, o sea impulsar las exportaciones, el desarrollo de las industrias y el consumo y 2) la innovación de políticas comerciales, de servicios y modelos. Tales políticas se corresponden con los objetivos de China para continuar la apertura y abogar por la liberalización del comercio. Esta nueva ronda de apertura continuará promoviendo la expansión de las importaciones de tecnología, equipos y servicios avanzados, apoyando las importaciones de productos relacionados con la mejora del bienestar de las personas, así como el desarrollo de nuevos formatos de importación, lo que permitirá optimizar el modelo de comercialización de productos importados, mejorar el nivel de facilitación regulatoria y apoyar las zonas de demostración para impulsar el desarrollo innovador del comercio de importación.
Otro de los mensajes positivos que ha enviado China al mundo en este periodo ha sido la apertura de la tercera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés), que reunió a gigantes de la industria y compañías emergentes de todo el mundo. Cuando Beijing propuso por primera vez celebrar este evento en 2017, el propósito era impulsar el comercio libre, impulsar la inversión en dos direcciones y revitalizar la globalización económica en un momento en que el mundo enfrentaba el recrudecimiento del proteccionismo y el aislacionismo. Ya en 2019, la CIIE significó la firma de negocios por más de 70 mil millones de dólares, es decir 23% superior a 2018 y recibió más de 900 mil visitantes. Para el 2020, casi el 80 % de las 500 principales empresas y líderes de la industria del mundo ya participaron en la exposición por segunda o tercera vez (China. Org, 2020, “Exposición de importaciones de China aporta certidumbre en un mundo incierto”, 11 de noviembre).
“Nuestro objetivo es convertir el mercado chino en un mercado para el mundo, en un mercado compartido por todos y en un mercado accesible para todos. De esta forma, podremos inyectar más energía positiva a la comunidad mundial”, Así expresó el presidente chino, Xi Jinping, en su discurso de apertura a través de video en la ceremonia de inauguración de la CIIE. (China. Org, 2020, idem.)
En esta feria se alcanzaron al menos 861 intenciones de cooperación, algunas de ellas en línea y otras no, que contaron con la participación de 674 expositores y 1.351 compradores de 64 países y regiones. Al concluir la III CIIE se habían generado acuerdos de compras previstas de bienes y servicios para el plazo de un año por un total de 72.620 millones de dólares, cifra que representa un aumento del 2,1 % en comparación con la anterior edición. Adicionalmente, cerca de un centenar de expositores firmaron ya su participación en los próximos tres años, una reserva anticipada que sirve como voto de confianza a la mayor feria de importaciones del mundo y refleja un consenso internacional acerca de las oportunidades que ofrece el mercado chino.

En los inicios de 2021

Un importante momento en 2020 lo constituye la firma por quince países de Asia-Pacífico del Acuerdo Regional de Asociación Económica Integral (RCEP), el mayor acuerdo de libre comercio del mundo que representa alrededor del 30% del total mundial. El acuerdo involucra a los 10 países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y a cinco de sus principales socios comerciales: China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda. El primer ministro Li Keqiang lo definió como “una victoria del multilateralismo y el libre comercio”. (Pueblo en Línea, 2020, “Quince países de Asia-Pacífico firmaron este domingo el Acuerdo Regional de Asociación Económica Integral”. 16 de noviembre).
La otra cara de la moneda en 2020 la representa el diferendo con EE.UU. Lo que inicialmente aparentó ser una estrategia para reducir el déficit comercial con China y que fue presentada como la punta de lanza para el relanzamiento económico de EEUU, fracasó. Las iniciativas desestabilizadoras de EE.UU. para frenar el avance de China, el auge de sus empresas tecnológicas, así como su creciente influencia internacional, chocan contra la muralla que representa la firmeza de la estrategia diseñada por China para contrarrestar los ataques y mantener el camino y la estrategia diseñada para el desarrollo nacional.
Adicionalmente, la COVID vino a disminuir la brecha en las capacidades relativas de EE.UU. y China y probablemente aceleró el proceso de conversión de China en la primera economía mundial.

Un importante momento en 2020 lo constituye la firma por quince países de Asia-Pacífico del Acuerdo Regional de Asociación Económica Integral (RCEP), el mayor acuerdo de libre comercio del mundo que representa alrededor del 30% del total mundial.


Conclusiones y escenarios

La recuperación económica ha generado un margen especial para que las autoridades continúen normalizando las políticas fiscales y monetarias de cara al 2021. La impresionante cifra del PIB en el 3T (4,9%) revela que se mantiene la recuperación en forma de V de la economía china. Ello a pesar de ser el primer país en padecer la epidemia de la COVID-19, lo que también explica lo apropiado de las políticas aplicadas en el enfrentamiento a la COVID-19. De hecho, China será la única economía con un crecimiento positivo en comparación con el resto de las principales economías a escala global.
El nuevo modelo de crecimiento de «doble circulación», que se sustenta en el consumo interno, constituirá la principal estrategia de las autoridades chinas para afrontar la nueva coyuntura mundial.
Asimismo, el 2020 ha sido un año extraordinario para la innovación científica y tecnológica del país China. En el año trascurrido, China logró recolectar muestras del suelo lunar, enviar sumergible al abismo de 10 mil metros de profundidad, producir la computadora cuántica más rápida del mundo y completar la red de navegación por satélites Beidou. Los éxitos, no han sido fáciles de lograr, especialmente en este año testigo de transformaciones en la situación internacional nunca vistas en un siglo y gravemente afectado por la pandemia COVID-19. (Xinhua, 2020, “Innovación científica y tecnológica empodera China y beneficia el mundo”, 29 de diciembre).
China aplicó estos avances en el enfrentamiento a la pandemia: Cuadricópteros entregan medicinas con precisión; médicos efectúan consultas remotas a través de la red 5G; datos masivos ayudan a hallar a pacientes infectados. Estas tecnologías sofisticadas han sido uno de los “secretos” con que China han podido contener la pandemia y reanudar la producción y la vida normal con rapidez y eficiencia.
El XIV Plan Quinquenal (2021-2025), emitido a fines de octubre, también coloca en la posición central a la innovación en la modernización del país y la independencia científica y tecnológica como apoyo estratégico al desarrollo nacional. Para potenciar este desarrollo, China está perfeccionando el sistema de protección de los derechos a propiedad intelectual en los sectores emergentes como big data, inteligencia artificial y tecnologías genéticas.
Frente al auge global de tendencias como el unilateralismo y el proteccionismo, China reafirma como estrategia el fortalecimiento de la investigación y el desarrollo autónomos que le permitirán dominar su propio destino de desarrollo tecnológico y garantizar la seguridad nacional.

* Parte de un trabajo más amplio de la autora.
** Cuba, GT Estudios sobre Estados Unidos, Investigadora, Centro de Investigación sobre la Economía Mundial (CIEM).