Resistencia y Rebeldías Feministas Contra la Pandemia Capitalista*

SEPLA

Este 8 de marzo celebramos las luchas y las victorias de las mujeres trabajadoras del mundo. En esta fecha conmemoramos a las mujeres que lucharon por el derecho al voto, por un salario justo, por la autodeterminación de los pueblos, por la posibilidad de decidir sobre sus cuerpos; y que manifestaron su rechazo a la guerra, al autoritarismo de Estado y de las Iglesias y a todas las formas de opresión y subordinación que la sociedad capitalista y patriarcal ejerce sobre nosotras. Y recordamos que el reconocimiento de la lucha de las mujeres es una propuesta de la Internacional Socialista en el contexto de la Revolución de los Soviets en febrero de 1917.
Cada 8 de marzo desplegamos con fuerza y rebeldía nuestro rechazo a un orden patriarcal, racista y capitalista que explota de modo incesante la vida de mujeres y hombres y que agota las posibilidades de producción y reproducción de la vida en condiciones dignas. De ahí que nuestras luchas se sitúan en un horizonte de transformación societal que haga posible subvertir el orden social existente y construir una sociedad anti-capitalista.
La crisis del capitalismo mundial, profundizada por la pandemia del COVID-19, visibiliza las alarmantes desigualdades estructurales y dinámicas de explotación del que somos víctimas las mujeres a escala planetaria; y el trabajo doméstico de cuidado que realizamos que es esencial para la reproducción capitalista. Diversos estudios han demostrado que producto de la emergencia sanitaria, y del confinamiento que de ella se desprende, se han ampliado las brechas entre hombres y mujeres en términos laborales (mayores pérdidas de empleo formal y arrojadas en un alto porcentaje a la informalidad) y de ingresos económicos (salarios más bajos). Esta situación ha arrojado a muchas mujeres a procesos de endeudamiento a través de créditos “especiales” que paradójicamente manejan las más altas tasas de interés. Aunado a lo anterior se ha configurado una especie de jornadas laborales sin límite temporal pues el trabajo doméstico y de cuidado se ha acrescentado y éste sigue sin ningún tipo de reconocimiento social y económico, al que se ha sumado el de la educación en casa.
En este escenario, se destaca de modo dramático el aumento de la violencia basada en el género. Las medidas de aislamiento social y de cuarentenas ha conducido a que las mujeres tengan que estar confinadas con sus agresores (esposos, papás, hermanos, hijos y familiares) y ser victimas de humillaciones, golpes y múltiples agresiones. Estas violencias han conducido al aumento de los feminicidios. Por ejemplo, en Guatemala, a octubre de 2020, se tenía un registro de 319 feminicios y más de 5.600 denuncias de casos de violencia sexual durante los meses transcurridos ese año; estos hechos fueron ampliamente condenados y denunciados el pasado 25 de noviembre en el marco del Día Internacional por la eliminación de las violencias contra las mujeres.

Cada 8 de marzo desplegamos con fuerza y rebeldía nuestro rechazo a un orden patriarcal, racista y capitalista que explota de modo incesante la vida de mujeres y hombres y que agota las posibilidades de producción y reproducción de la vida en condiciones dignas.


Esta situación se ha visto acrescentada en tanto las medidas de política pública para prevenir el contagio no se han decidido con base en un enfoque diferencial que tenga en cuenta los enfoques de género, étnicos y de derechos humanos. De ahí que las más afectadas sean las mujeres y de éstas las negras y migrantes. No solo el COVID-19 es la pandemia. La pandemia es este sistema capitalista y patriarcal que a cada momento del día nos quita la vida por medio de la explotación, opresión y despojo. De ahí que la internacionalización de la lucha feminista se constituye en un soporte vital de las luchas de los pueblos por construir otra forma de organización de la vida.
Desde SEPLA celebramos este día, y nos sumamos a las miles de movilizaciones feministas, sociales y populares que se despliegan por toda Nuestra América en procura de hundir el patriarcado y construir un mundo que garantice una vida digna e igualitaria para todas y todos. También expresamos nuestro reconocimiento y agradecimiento a la marea verde y morada que através de sus luchas por nuestros cuerpos han logrado significativas victorias en varios países de Nuestra América.

* Declaración de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA).