PRIMERO DE MAYO, MAGISTERIO Y LUCHA DE CLASES

Persiste CNTE con acciones; anuncia paro nacional para el 15 de mayo -  Quadratín
Fuente: quadratrin

Sección 9 democrática SNTE-CNTE*

Introducción

Llegamos a otro 1º de mayo en medio de la pandemia por COVID-19 y sus mutaciones. Hace un año nadie podía prever la profundidad con que calarían los distintos aspectos de la crisis del modo de producción capitalista en su fase neoliberal en el mundo y con mayor crudeza en las regiones periféricas. Tales regiones enfrentan el histórico dominio de los poderosos, como nuestros países, desde donde los humildes, los oprimidos, los pocas veces escuchados, alzamos la voz orgullosos de nuestra pertenencia de clase en un día tan emblemático como el que nos convoca.

El primero de mayo, hace un año, las calles de todo mundo lucieron desiertas o con expresiones poco numerosas de trabajadoras y trabajadores, ante las medidas de confinamiento que impuso la pandemia. Una de nuestras conmemoraciones más importantes se expresó de manera inusual en un escenario terrible para la humanidad entera.

Y decimos que fue y ha sido un escenario terrible no solo por la aparición y propagación del coronavirus a escala global, sino por la crisis que comenzaba a asomarse en distintos lugares del planeta debido a la baja tendencial de la tasa de ganancia a nivel mundial, la destrucción de trabajo con el consecuente desempleo masivo de trabajadores y trabajadoras que fueron arrojados a condiciones laborales en extremo precarias.

En este escenario, que podría parecer catastrófico e irresoluble, también se abren grietas cada vez más grandes en el sistema capitalista por donde se asoma la luz de la esperanza y de un nuevo amanecer. A través de ellas, las trabajadoras y los trabajadores de todo el mundo, podemos aprovechar para remontar la crisis y empujar el nacimiento de nuevas formas de sociabilidad basadas en la solidaridad y el apoyo mutuo entre los pueblos que hagan más digna y más justa nuestra vida en el planeta. En este horizonte, necesitamos más que nunca de la organización y del mayor desarrollo de la consciencia de los que formamos la clase trabajadora como sustento de la vida y de la riqueza en el planeta. Quienes formamos parte del proceso educativo en Nuestra América tenemos una tarea enorme, de proporciones históricas y debemos prepararnos para estar a la altura de los desafíos que se nos presenten.

El magisterio democrático mexicano y el 1º de mayo

Nos vemos en el espejo de los trabajadores que a finales del siglo XIX emprendieron grandes batallas por el establecimiento de la jornada laboral de ocho horas y el mejoramiento de las condiciones de trabajo. Fue su lucha y su sangre las que han escrito la historia de los desposeídos de siempre, de los anónimos que la hacemos con nuestras luchas cotidianas. Hoy como ayer, el eco de justicia multiplicado a lo largo de los años resuena en cada rincón del planeta en la voz de las miles de organizaciones sociales y políticas de las trabajadoras y los trabajadores.

Desde el nacimiento de nuestra Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en 1979 hasta la fecha, el Primero de Mayo ha constituido un día que nos recuerda nuestro lugar en la lucha de clases en nuestro país y en el mundo. Lo hemos celebrado en las calles, movilizados junto con nuestras hermanas y hermanos de clase. De manera constante hemos recogido en nuestras demandas los dolores, las preocupaciones, las reivindicaciones más sentidas de toda la clase trabajadora y nos hemos solidarizado en nuestro internacionalismo con las luchas de las trabajadoras y los trabajadores de los pueblos del mundo.

Nos sabemos representantes del sector educativo, uno más de la amplia masa de trabajadoras y trabajadores, que se organiza, resiste y lucha por mejorar sus condiciones de trabajo, salariales, de salud y alimentación en sus centros laborales y espacios de convivencia. Lo anterior nos permite entender que este mundo esta regulado por la lucha de clases expresada en dos grandes grupos: el pueblo trabajador creador de la riqueza y los patrones, burgueses y capitalistas, los señores del dinero. En esta lucha, estar organizados, discutir y aprender colectivamente es de vital importancia para comprender las artimañas con las que quieren someter, domesticar y, en sus sueños, hacer desaparecer nuestras organizaciones sindicales.

La batalla de la CNTE contra la Reforma Educativa, impulsada por el entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto (2012-2018) y los partidos políticos aliados en el Pacto por México, logró detener la evaluación obligatoria y punitiva, recuperar la libertad de los maestros presos por luchar e iniciar la reinstalación de maestras y maestros cesados por no someterse a una evaluación de ese carácter. No obstante, nuestra CNTE comprendió que la batalla no había sido ganada y que lo que se avecinaba era un largo camino para la eliminación total de dicha reforma.

Este camino nos llevó a generar expectativas de condiciones más favorables para la atención de nuestras reivindicaciones, tras el proceso electoral de 2018 en el que Morena postuló a la presidencia del país a Andrés Manuel López Obrador (AMLO), con un amplio respaldo popular que lo colocó como Presidente de la República. Sin embargo, las expectativas y la ilusión fueron breves y pronto volvimos a enfrentarnos a promesas y engaños disfrazados de avances y victorias para el magisterio democrático. Las 18 mesas de “diálogo” que se han realizado entre la CNTE y el Gobierno Federal son muestra de ello, pues no ha habido solución plena a nuestras reivindicaciones, entre las que se encuentran la reinstalación de  los compañeros cesados por luchar,  la reparación de los daños recibidos, la recuperación de nuestros derechos sociales, laborales, sindicales y el proyecto educativo. El actual gobierno de la mal llamada “4ª Transformación”, la 4T, ha administrado la solución a nuestros problemas, ha tratado de desgastarnos, cansarnos y desmovilizarnos; de tal forma que nuevamente podemos comprobar que en la lucha de clases, la acción liberadora y emancipadora de pueblo trabajador debe ser llevada a cabo por el pueblo mismo.

En este contexto, las enseñanzas de los pueblos latinoamericanos en lucha por su liberación han sido relevantes para advertir que presidentes y gobiernos progresistas, después de asumir su mandato, no pudieron o no quisieron romper con los pactos hechos con el gran capital y las oligarquías, de manera que negaron nuevos escenarios para la lucha de clases. Así, aunque se presentaban como gobiernos emanados del pueblo, al mismo tiempo rompieron sus promesas y enfrentaron al pueblo entre sí.

La importancia del Primero de Mayo está precisamente en que, a partir de las enseñanzas que nos ha transmitido la lucha de las y los trabajadores del mundo y nuestra propia experiencia histórica, hemos aprendido que organizarse, mantenerse unidos, estudiar, resistir y luchar con la movilización y la negociación son la garantía para construir una sociedad mejor. De manera que manteniendo estas directrices, como Coordinadora lograremos materializar nuestros objetivos históricos, democratizar la educación, el sindicato y el país.


* México, Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) del Sindicato Nacional de Trabajadores, Sección 9 de la Ciudad de México.