EL PRECIO DEL MAÑANA: EL CLIMA EN LA BALANZA

John Freddy Gómez* y Camila Andrea Galindo**

“La desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas” Karl Marx.

La vigesimosexta Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático denominada (COP26) se realizó en la ciudad de Glasgow en el Reino Unido entre el 31 de octubre y el 13 de noviembre del año 2021. En esta conferencia se reunieron aproximadamente 197 Estados abocados a discutir y acordar políticas ante las graves consecuencias que contrae el calentamiento global para la estabilidad de la especie en el planeta. Aunque la parafernalia alrededor de la COP26 fue alta, los acuerdos logrados son mínimos y por el contrario se observa como el proceso de calentamiento global es utilizado por la mayor parte de los Estados a nivel mundial como retorica mediática, incremento del control espacial, mercantilización de espacios socionaturales y como atracción de recursos en el nuevo mercado verde.

La conferencia pretendía establecer un acuerdo vinculante en el que los Estados participantes se comprometieran activamente en la reducción del 50% de la emisión de gases de efecto invernadero para antes del año 2030 y sucesivamente reducir al cero neto para el año 2050. Luego de varios días de discusión y de amplia divulgación mediática, el acuerdo finalizó con un compromiso altamente ambiguo, el cual no se configura como vinculante para las partes firmantes y que evidencia el real compromiso de los Estados por la contención del síntoma, el calentamiento global, de la enfermedad el sistema capitalista de producción y reproducción.

Es necesario establecer las relaciones fundantes de las contradicciones que se presentan en la realidad material de la humanidad, analizar el síntoma y tratar de controlarlo con paliativos invisibiliza la causa fundante de estos, la enfermedad. El sistema relacional capitalista genera procesos esquizofrénicos debido a que se interpreta la realidad desde una forma opaca en la que no se observa la explotación de las fuerzas humanas y naturales, y por ende se comprende la realidad a partir de la mediación de las mercancías y no desde las personas y la naturaleza.

Al no evidenciar esta relación de explotación se sumerge a gran parte de la sociedad en una esquizofrenia colectiva que imposibilita comprender la necesidad apremiante en nuestros días de pensar, construir y transitar a un sistema poscapitalista. Por el contrario, para esta sociedad esquizofrénica le es más sencillo pensar en un fin de la especie humana y natural que en el fin de un sistema socioeconómico de producción y reproducción.

Esta dinámica de esquizofrenia colectiva, llamada capitalismo, ha derivado en una crisis civilizatoria en la que se han generado procesos de híper fracturamiento metabólico a partir de las ansias de utilidad económica de una cada vez más ínfima parte de la sociedad; mientras, otro gran porcentaje de la sociedad vive inmerso en un sistema inhibidor de la realidad ocasionando placer ante la destrucción. La imposibilidad del sistema y sus relaciones de evidenciar la naturaleza como el cuerpo no orgánico de la persona lleva a generar procesos de destrucción y autodestrucción y posibles alternativas que no impliquen romper con el fetiche de la mercancía como es la mercantilización de la naturaleza por medio de unos denominados servicios naturales a través del llamado “mercado verde”.

El sistema capitalista en su esencia es un sistema depredador de las fuerzas productivas humanas y reproductivas de la naturaleza. Sin embargo, esta dinámica a partir de la intensificación de sus contradicciones inmanentes, las cuales se constatan como procesos de sobreproducción y sobreacumulación a nivel mundial en la década de los años 70 del siglo XX, se acrecentó a partir de la ruptura de los tiempos de reproducción natural por medio de la bioquímica del petróleo en la llamada revolución verde.

Ahora bien, en la década de los años 70 del siglo XX los anhelos de una sociedad en la que las fuerzas productivas permitieran a la humanidad el pleno disfrute del ser social natural se posibilitaron. Sin embargo, la esquizofrenia del sistema capitalista perpetuó las relaciones de explotación por medio de una demanda artificial garantizada por la financiarización de la economía generando procesos de desarrollo de fuerzas destructivas que incitaron el aceleramiento de los tiempos productivos y reproductivos con graves consecuencias para el planeta.

Gráfica 1. Variación de la temperatura a nivel mundial (En grados centígrados) y

 emisión de deuda pública de Estados Unidos (En billones de dólares) entre 1880-2021[1]

En la gráfica número uno, se constata como el incremento de la financiarización pública en los Estados Unidos, que tiene una relación directa con la masa monetaria de intercambio internacional, se acompasa con el incremento de la temperatura a nivel global. A partir de la década de los años 70 del siglo XX se ha incrementado la temperatura a nivel mundial con picos de variación de 1,1 grados centígrados para los últimos 5 años.

Esta dinámica evidencia el papel del régimen de acumulación financiarizado dentro del sistema capitalista, el cual en el afán de posponer las contradicciones intrínsecas de un sistema depredador está llevando al conjunto de la sociedad a la barbarie y genocidio.

Es importante evidenciar que el sistema capitalista ante la crisis del COVID-19 aumentó exponencialmente la emisión de masa monetaria particularmente en las metrópolis económicas: Estados Unidos y la Unión Europea. Este acrecentamiento de la masa monetaria ha ocasionado, como se puede observar en la gráfica número dos, el incremento de los precios de las materias primas y el aumento del endeudamiento de los países periféricos configurando una posterior materialización de la sobreexplotación del ser humano y la naturaleza por medio de la explotación laboral y natural, opresión fiscal y despojo.

Gráfica 2. Incremento de los precios de las materias primas 2017-2021

(En nivel de índice Bloomberg de materias primas al contado[2]

El indicador de los precios al contado de las materias primas vuelve a subir
Blanco: Índice Bloomberg de materias primas al contado

Al observar que existen dinámicas de capitalismo verde que pretenden generar una estabilización del clima a partir de no interrumpir los procesos de utilidad económica y control hegemónico, se hace necesario la ruptura con el régimen de acumulación financiarizado y en su completitud del sistema capitalista de producción y reproducción ante un escenario apocalíptico producido por la esquizofrenia del capital.

Estas propuestas de capitalismo verde pretenden mercantilizar la naturaleza y ofrecer servicios de captura de gases de efecto invernadero a partir de la enajenación de espacios socionaturales, en particular espacios de los países periféricos en donde por medio de la coerción y coacción se busca transformar las relaciones de las comunidades que habitan estos territorios que en su mayoría privilegian el valor de uso por encima del valor de cambio.

Es así como las propuestas desde los Estados e instituciones en escenarios como la COP26, que se encuentran subordinados a las lógicas de producción y reproducción de las relaciones del capitalismo, no pueden ofrecer a la sociedad soluciones realmente dignas. Estas respuestas se tramitan desde la incorporación de la contradicción intrínseca del sistema capitalista como una posible fuente de utilidad económica en desmedro del conjunto de la sociedad o en la negativa, igualmente esquizofrénica, de negar las consecuencias que ha traído consigo el calentamiento global como síntoma de este sistema.

Es preciso llamar la atención sobre el precio que pretende imponer el sistema capitalista para el futuro de una sociedad al vilo de la extinción, en donde se observa como el clima se encuentra en una balanza de posibles utilidades para una clase que vive a costa de la sobreexplotación de la humanidad y la naturaleza, y que acarrea mayores cargas a las clases más empobrecidas y Estados periféricos subordinados por este ruin sistema.


[1] Gráfica realizada a partir de Statista. (2021). Estadisticas. Obtenido de Statista: https://es.statista.com/

[2] Gráfica extraída de Bloomberg. (2021). Los precios de las materias primas repuntan otra vez . Obtenido de Bloomberg: https://www.bloomberglinea.com.co/2021/09/13/los-precios-de-las-materias-primas-repuntan-otra-vez/


* Colombia, GT Crisis y Economía Mundial, Docente e investigador universitario, Universidad Nacional de Colombia. Coordinador de la Plataforma de la Auditoría Ciudadana de la Deuda en Colombia.

** Colombia, GT Crisis y Economía Mundial, Abogada defensora de DDHH y magister en Derecho Administrativo, Coordinadora del Grupo de Estudio Economía Digna.